CAPITULO CLIX. EL CAMPO DE O’DONNELL

Hoy vamos a recordr una efeméride que el sábado se va a producir.

29 de Abril de 1923. El sábado se van a cumplir 100 años, de la fecha en que se inauguraba el que fue el estadio más efímero de la historia del Real Madrid, el Velódromo de Ciudad Lineal. Decimos efímero porque realmente el MADRID solamente jugó 5 partidos oficiales, con un balance de 4 victorias y un empate, marcando 16 goles y recibiendo sólo 6. Este velódromo fue un campo de transición, habida cuenta de que sirvió de nexo entre el campo de O’Donnell y el Estadio de Chamartín, inaugurado en 1924.

Inicialmente el referido campo fue un recinto multiusos situado a la altura del actual número 105 de la Calle Arturo Soria en Madrid, y llegó a ser considerado por la prensa del momento como uno de los mejores de Europa de su época. Fue la sede oficial de la Escuela Española de Educación Física y en él se celebraron varios campeonatos de España de ciclismo. Sin embargo en julio de 1922, la prensa madrileña anunció el traslado del MADRID, tras abandonar el antiguo  O’Donnell a un nuevo campo arrendado en la Ciudad Lineal,  Dicho estadio, fue el primero de hierba del equipo madridista y hemos de decir que contaba con unas dimensiones de 108 por 63 metros. Se llegaron a instalar unas nuevas gradas ocupando la pista de atletismo, pero se mantuvo el velódromo para carreras de motos y bicicletas. Del antiguo campo de O’Donnell se llevó a este Velodromo la tribuna de preferencia del club y se construyeron tribunas para autoridades, prensa y algunos palcos privados. Además se construyó una caseta para el trio arbitrral con duchas. en definitiva, empezaba el equipamiento moderno a la vista del exito que ya entonces tenía el MADRID.

La inauguración tuvo lugar el 29 de abril de 1923 a las 16:00 con un partido que enfrentaba al Real Madrid con el entonces afamado Real Unión de Irún. cuentan los periodicos de la época que asistieron 14.000 espectadores. El Infante D. JUAN acudió al partido. El primer gol de la historia lo consiguió José María Úbeda tras la asistencia de D. SANTIAGO BERNABEU que era jugador en aquella época. Es de imaginar que BERNABEU tomó nota de ese campo, y empezaría a surgirle la idea del proyecto de CHAMARTIN.

A %d blogueros les gusta esto: