CAPITULO X. LA CANTERA. GRANDES MOMENTOS

 

Los hombres son como los vinos. La edad agria los malos y mejora los buenos. Cicerón

 

Ya se ha hecho un pequeño homenaje a la historia de la cantera, repasando los comienzos de la misma.

Hoy me gustaría detenerme en uno de los pasajes, sin duda más emotivos de la cantera, y que demuestra hasta qué punto este club es el más grande.

Me refiero a la hazaña que en su día protagonizó el CASTILLA, hoy REAL MADRID CASTILLA, allá por el año 1980, cuando se plantó en la final de la Copa del Rey.

Pongámonos en antecedentes. Fue en la década de los años cincuenta, cuando el buen rendimiento que daba a la entidad, tanto el entonces considerado primer equipo filial (la Agrupación Deportiva Plus Ultra, principal club con el que mantenía el convenio y que se convirtió después en el Castilla C. F.) como las categorías inferiores, dio con el nacimiento del denominado Real Madrid Aficionados. Sin embargo, se mantenía un acuerdo con el PLUS ULTRA para nutrir jugadores, siendo que, es en la temporada 71-72 cuando se disuelve el PLUS ULTRA, y D. SANTIAGO BERNABEU adquiere los derechos federativos, creándose el CASTILLA.

Volviendo a la temporada 79-80, en la que el CASTILLA militaba en 2ª División, en aquella época, no estaba prohibido que los filiales jugasen la copa del Rey. Nunca un equipo filial había llegado lejos, y por supuesto el pionero tenía que ser el REAL MADRID, a través de su equipo filial. Tras superar las primeras rondas, y para asombro del mundo futbolístico, eliminó al Athletic de Bilbao en octavos, plantándose en cuartos de final donde se mediría con la Real Sociedad imponiéndose por un global de 3-2 (2-1 en San Sebastian y 2-0 en Madrid). En semifinales derrotó al Sporting de Gijón por un global de 4-3 (2-0 se perdió en la ida, y 4-1 se ganó en la vuelta).

Para orgullo de los madridistas, el 4 de Junio de 1980, en el Santiago Bernabeu, se vivió una de las noches más emotivas para el madridismo, y para su cantera, pues el Real Madrid y su filial, el CASTILLA, jugaron la final de la Copa del Rey. El resultado final fue 6 a 1 a favor de los mayores, pero la fiesta en las gradas fue única, y el mundo pudo comprobar la fortaleza del club. Al final del partido, ambos equipos posaron juntos para la prensa.

Ambos equipos posando al final del partido

Es algo ya irrepetible pues desde 1990, la Federación prohíbe a los filiales jugar la Copa del Rey.

Pero todavía quedaba más, porque el CASTILLA pudo disputar al año siguiente, 1980-81 la Recopa de Europa, convirtiéndose en el primer filial que disputaba una competición europea, al jugar el Real Madrid como campeón de Liga, la Copa de Europa. En primera ronda nos tocó el WEST HAM UNITED inglés. En la ida ganamos en el Bernabeu por 3 a 1. En la vuelta el partido acabó con el mismo marcador, pero en la prórroga los ingleses marcaron dos goles más, eliminándonos.

En cualquier caso, LA HAZAÑA YA ESTABA LOGRADA.

Gol de los ingleses en la prórroga que nos eliminaba

Es obvio que los tiempos han cambiado. Es obvio que para seguir aspirando a ser los reyes del mundo, necesitamos a los mejores jugadores, y es obvio igualmente que desde siempre, el club ha tenido grandes fichajes tanto nacionales como extranjeros que han ayudado a consolidarnos como el club más importante del mundo. Siempre he pensado que el club debe nutrirse de los mejores jugadores, y que el Real Madrid está llamado a recibir a los mejores jugadores del mundo, más también siempre he defendido que, fuera de los grandes “super clases”, y antes de fichar por fichar, conviene echar siempre un ojo a la cantera, porque aunque no siempre salga una QUINTA DEL BUITRE, existen muchas hornadas de grandes talentos, perfectamente capacitados de jugar en nuestros equipos, y además con la ilusión y el conocimiento del club desde pequeños.

Valoremos como se merece a la cantera, y no dejar que jugadores que no superan a los nuestros, tapen la ilusión de tantos y tantos niños.

Si a las grandes figuras, y si a la cantera

A %d blogueros les gusta esto: