CAPITULO CLIV. LA CAMISETA Y LA SANGRE

El martes vivimos uno de esos momentos de raza y de furía que tanto gustan al madridismo. Tras el gol de RUDIGER, y como consecuencia del impacto con el portero, el resultado es 20 puntos de sutura, y un ojo hinchado.

Hoy vamos a recordar uno de esos momentos similares, que demuestran la realidad de la frase de Bernabeu cuando dijo que: «La camiseta del Real Madrid es blanca. Se puede manchar de barro, sudor y hasta sangre, pero jamás de vergüenza».

Impacto de Rudiger

Ya hablabamos en el Blog de la semana pasada del caso de BETANCORT, portero del REAL  MADRID, que había jugado un partido lesionado. Pues bien, ese incidente tuvo lugar en la Copa De Europa. El Inter de Milan del español Luis Suárez, llegaba al Santiago Bernabéu en la ida de las semifinales de la temporada 65-66, aquella en la que finalmente acabariamos consiguiendo la Sexta Copa de Europa. Durante el partido, el portero, BETANCORT, se lesionó en una jugada, lo que obligó a los masajistas y los médicos a saltar al terreno de juego a atenderle.

En aquella época no había sustituciones, así que había que hacer algo para tratar de recuperarle porque eran las Semifinales de la Copa de Europa…..

Y no se les ocurrió otra idea que la de inmovilizar el músculo, pero la cuestión es como lo hicieron. El doctor, no dudó en sacar una jeringuilla, y aplicarla en el muslo del portero con la intención de dormirle el músculo, y quitar el dolor temporalmente, y de eso modo poder terminar el partido.

Y no solo logró terminar el partido, sino que mantuvo su marco a cero, y la victoria madridista sirvió para pasar a la final, en la que por desgracia no pudo jugar por esa lesión.

Raza y lucha por la camiseta, como exigía Bernabeu

 

PD: Para mi amigo Ricardo

A %d blogueros les gusta esto: