CAPITULO IV. SECCIONES FEMENINAS

No importa de dónde vienes y cuál es tu origen. Tener sueños y metas es todo lo que importa. Anónimo

 

Año 1902. Nace oficialmente el Real Madrid. Desde los comienzos, la variedad de secciones deportivas ha sido una constante. Véase a modo de ejemplo, disciplinas tan variadas como ajedrez, atletismo, baloncesto, boxeo, ciclismo, fútbol, esgrima, fútbol sala, gimnasia artística, voleibol. Disciplinas practicadas bajo el escudo del club, y en las que de un modo u otro, la presencia femenina ha sido evidente.

Sin embargo, la situación económica, como en todos los ámbitos de la vida, tiene preferencia, y allá por 1963 se decidió en una Junta General de Socios nombrar una comisión formada, entre otros, por D. LUIS DE CARLOS Y RAIMUNDO SAPORTA, cuyo objeto era eliminar aquellas secciones deportivas que resultasen gravosas para la entidad. Ello afectó también a las secciones femeninas.

La situación actual es una sección de fútbol y baloncesto masculino, exitosas por supuesto. Pero para poder presumir de ser el mejor club de la historia (no hay duda de este hecho), también debemos estar acordes a los tiempos que corren, y estos demandan el protagonismo de la mujer. Y el Real Madrid debe estar a la vanguardia (como siempre lo ha estado), para lo cual, sería conveniente crear una sección femenina, tanto en fútbol como en baloncesto.

Puede parecer algo novedoso pero cabe recordar, a modo de ejemplo, que en baloncesto, el Real Madrid fue pionero, incluso antes que la exitosa sección masculina, con una sección femenina. Creada en 1934, hasta 1944 fue sección oficial, para pasar a denominarse en esa fecha, SECCION FEMENINA CENTRO, y posteriormente,  COLEGIOS REUNIDOS DE EDUCACION FISICA FEMENINA DE MADRID. En esos primeros años, se consiguió el Campeonato de Castilla en 1934 y 1943, año este último en que se logró el subcampeonato de España. Éxitos que atestiguan la fuerza de esa sección femenina.

Detalle de un partido del Real Madrid de Baloncesto femenino

Para muchas personas el auge del deporte femenino, constituye una moda pasajera, que acabará languideciendo, pero sinceramente yo considero que el deporte femenino siempre ha estado presente, no en vano, la historia del deporte en España está jalonado de grandes heroínas que compartieron éxito con las hazañas masculinas y ahora es cuando tiene que dar el espaldarazo definitivo para quedarse de forma permanente. En definitiva, el deporte femenino es tan antiguo como el propio deporte en sí, y ha llegado el momento del reconocimiento público, y para ello, la existencia de secciones femeninas en los equipos, contribuye de manera decisiva a ese reconocimiento, el cual a su vez, es el motor para que las futuras generaciones de niñas tengan el estímulo necesario para la práctica de cualquier deporte. La promoción actual de los éxitos del deporte femenino es la semilla que garantizará el éxito en el futuro.

Ilustración del siglo XIX de fútbol femenino

Y el Real Madrid, pionero en tantas cosas, no debe dar la espalda, no ya a una moda, sino a una realidad histórica, que por diversos motivos, ha tenido momentos difíciles, pero que ahora ha conseguido de forma definitiva, asentarse en la sociedad.

Quizás pueda haber gente que cuando lea esto, piense que no se de lo que hablo, pero ahí va una descripción clara de lo que expongo:

Tengo una hija de 5 años. El año que viene se inscribirá, por voluntad propia, y para mayor satisfacción de su padre, en un club de rugby. Asimismo, jugando al fútbol, sus capacidades y habilidades están, como mínimo, a la altura de muchos chicos de su edad. Sin embargo, y pese a ser una madridista reconocida, no le es posible vestir la camiseta del equipo, más que cuando va al parque a jugar, y lleva la camiseta del equipo de sus amores. Creo que, tanto por sus habilidades deportivas, como por el amor que, ya desde pequeña profesa al club, merecería defender al escudo que tanto le gusta, de modo oficial.

Es solo un ejemplo, mi ejemplo, pero como no soy ajeno a la realidad que nos rodea, puedo decir sin temor a equivocarme que esa “historia particular” se repite hoy en día más de lo que muchos puedan imaginar, y como madridista, me gustaría que mi club ampare, de cobertura y materialice los sueños de tantas niñas, deseosas de llevar a su Madrid, no solo en el parque llevando la equipación, sino defendiendo de modo oficial sus colores.

Quizás, si echamos números, no sea tan rentable como las secciones que ya tenemos, quizás en la vorágine que nos rodea, al club le dé pereza iniciar este camino, pero hay momentos donde la Historia reserva un lugar preeminente para los valientes, y este es uno de esos momentos. Seamos valientes.

SECCIONES FEMENINAS YA

A %d blogueros les gusta esto: