CAPITULO LII. AQUELLOS 360 SEGUNDOS PARA GANAR

La tarea es larga, la vida es corta. Hipócrates

El 12 de Diciembre de 2004, se disputó en el Bernabéu el partido de Liga entre el Real Madrid y la Real Sociedad correspondiente a la temporada 2004-05. Cuando el partido estaba finalizando, el árbitro lo interrumpió por una amenaza de bomba, lo que hizo desalojar el Bernabéu, afortunadamente sin consecuencias. El resultado era de empate a 1 en ese momento.

Detalle del desalojo del Bernabéu

La reanudación tuvo lugar el 5 de Enero de 2005, fijándose por el colegiado que deberían disputarse 6 minutos, contando la prolongación. En estas circunstancias, el Madrid afrontaba un reto importante, pues había que conseguir en solo 6 minutos anotar un gol que nos diese la victoria. Se daba además la circunstancia, de que debutaba en el banquillo, LUXEMBURGO, quien venía a sustituir a GARCIA REMON. Lógicamente con solo 6 minutos, se hizo algo muy adecuado, y fue sacar un equipo ofensivo. Casillas, Salgado, Helguera, Walter Samuel, Roberto Carlos, Guti, Zidane, Beckham, Raúl, Ronaldo y Morientes, fueron los designados para disputar ese «mini partido» de 6 minutos. Como podéis observar fue una alineación muy ofensiva, pues se trataba de desbordar al rival en apenas 360 segundos.

Y vaya si lo conseguimos.

Hasta 4 ocasiones de gol se llegaron a contabilizar, lo que da idea de la avalancha de futbol que supusieron esos 360 segundos. Así, hasta que RONALDO forzó un penalti, que ZIDANE se encargó de transformar, dándonos la victoria. El Bernabéu registró una entrada de algo más de 40.000 personas, que no está nada mal, si contamos que solo eran 6 minutos, y que además era la víspera de REYES. Pero los asistentes, vibraron y disfrutaron con los 360 segundos.

Momento del gol de Zidane

La Real Sociedad se vio desbordada, y tras el gol de ZIDANE, bastó con que hiciésemos dos cambios para finiquitar el choque.
Por desgracia, no sirvió para ganar la Liga ese año, pero si supuso un regalo de REYES magnifico para niños y mayores, demostrando que somos capaces de todo, incluso de ganar un mini partido de 360 segundos. Para el recuerdo queda ese pequeño partido.

 

A %d blogueros les gusta esto: